martes, 17 de junio de 2008

La interesada interpretación de las palabras.

Hay personas en el mundo que son extremadamente sencillas, honestas y serviciales, la mayoría de las veces esto ocurre porque no persiguen fines, simplemente se limitan a vivir tranquilas, meditando e intentado cambiar el mundo que les rodea dentro de sus posibilidades sin ser nada importantes.

Me he dado cuenta que se produce un efecto indeseado: la envidia, el desprestigio con afán de hundir la reputación de esa persona. En el mundo real se puede ver quizás de una forma más disimulada y encubierta.

En el mundo del ciberforeo se ve claramente. La interpretación malintencionada de palabras que sólo son eso, nos llevan a darnos cuenta el grado de maldad que destilan ciertos individuos que pensábamos eran amigos o al menos conocidos.

No es la primera vez que ocurre, por eso tengo que ser individual y única. Lo consigo en este blog al que abandono y cojo según las ganas y la motivación por crear historias.

Sigo siendo yo, sincera, honesta, explicita, directa, simpática y cautivadora de amplia sonrisa. Esa que he querido ser y me he currado media vida; optimista y positiva. Los malos rollos de otros seres se quedan en el olvido, siempre miro hacia un sol y me alimento de su efecto sobre mi vida.

Lo mejor que estoy aprendiendo es a escuchar y entender las intenciones más oscuras de personas que apenas dejan huella en los demás y se dedican a derribar a los que creen fuertes o captadores de atención.

Eso es innato, no se deben de hacer cosas para desarrollar una personalidad así, simplemente tener algo que ofrecer, risa, tertulia y muchas ganas de dar un rato de conversación amigable que no termine en daño hacia otra tercera persona.

Este escrito es una pequeña disertación sobre las palabras y el efecto que me producen cuando son la primera piedra de una oscuridad, "las hirientes y cambiantes intenciones de quienes nos quieren convencer de que dijimos cosas que no existen y buscan y asemejan barbaridades para conseguir sus objetivos más abyectos" cuando las escucho me freno y suelo pasar de la intención y la provocación porque conozco " la atracción de causa y efecto" y se pone el peldaño para que automáticamente caigas en el abismo.

Lo recibí en un foro amigo, bye-bye para siempre a los enemigos.

2 comentarios:

Viento dijo...

Y lo bien que hacés querida Maite! Seguirles el tren a estas "cyber personas" es meterse en el mismo recorrido en el cual ellas están inmersas. Va en uno, la decisión de sumergirse en su mismo lodo, o pasar de un salto el charco y seguir con lo que uno piensa y siente.

Nada mejor que eso.

Te mando un abrazo enorme, amiga!

Techum dijo...

Así es agradecida por ser entendida al menos por ti.

No te olvido y leo aunque no opine querida Viento.

Mil besos y ánimo en tu vida también.